Fuentes de Alimentación, ¿Cuál elegir?

La fuente de alimentación es el dispositivo electrónico que convierte la corriente alterna que proporciona la instalación eléctrica en corriente continua, que es la que utilizan los ordenadores y otros aparatos.

Básicamente, existen (o existían) dos tipos: lineales y conmutadas. La diferencia entre ambas consiste en su diseño y cantidad de componentes electrónicos que incluyen para hacer la transformación. Así, las lineales son muy simples (transformador, rectificador, filtro, regulador y salida) pero poco eficientes. Las conmutadas son más complejas (rectificador, conmutador, transformador, rectificador y salida), pero más pequeñas y eficientes.

Actualmente, todas las fuentes de alimentación para equipos informáticos son conmutadas y sus diferencias se basan en la calidad de los componentes lo que implica diferencias respecto a su eficiencia y durabilidad, además de la protección hacia sí misma y al resto de los componentes que alimenta.

¿Qué fuente necesito para mi equipo?

La elección de la fuente debe venir determinada conforme a los consumos de los componentes que va a llevar el ordenador.

Así, tomaremos como referencia los siguientes:

CPU media: 80W-150W

VGA: 65W-280W

Disco duro: 3W-8W

Unidad SSD: 0,60W-2,50W

Placa base: 50W-80W

Lectores: 15W-20W

La diferencia entre consumos la determina el tipo de dispositivo. Normalmente se especifica en la ficha técnica del mismo, así que conviene echarle un vistazo.

Niveles de eficiencia

A partir de las fuentes de alimentación ATXv2.3, los fabricantes están obligados a incluir una etiqueta que indica el nivel de eficiencia de la fuente de alimentación. Corresponden con la siguiente tabla:

 

 

PFC Activo/Pasivo

El PFC (Power Factor Correction) es la corrección del factor de potencia. Básicamente, se trata de un circuito que permite llevar la corrección a valores cercanos a la unidad de tal modo que casi toda la energía proporcionada por la red eléctrica sea aprovechada por la fuente de alimentación. Es decir, un valor PFC de 0.60 es extremadamente bajo con lo que la fuente es poco eficiente; por contra, un valor de 0.95 es muy bueno, proporcionando un nivel muy alto de eficiencia.

La diferencia entre el activo y el pasivo se encuentra en los componentes usados para la corrección. En el pasivo se utilizan resistencias y condensadores (capacitors) que aplican la corrección en la entrada. En la versión activa, la corrección la realiza un circuito integrado que regenera la fase de la señal eléctrica para seleccionar automáticamente el voltaje de entrada entre un rango predefinido consiguiendo un rendimiento del 95%.

Así, las fuentes sin PFC llegan al 60%; las PFC pasivas hasta el 80% y las activas pueden conseguir un 95%.

Fuente del artículo

Para cualquier duda puedes contactar con nosotros por teléfono 964 57 78 25, vía formulario de contacto o si te apetece ven a vernos. Estamos en  C/ Villarreal n°2 Bajo, 12593 Moncofa, Castellón.

Los comentarios están cerrados.

¿Necesita ayuda? ¡Envíenos un correo! Contacte con Atención al cliente

← Prev Step

Gracias por contactarnos. Le responderemos antes posible.

Please provide a valid name, email, and question.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Delete History